miércoles, 4 de noviembre de 2009

Mi Idolo Javier Alejandro Mascherano


El amor de mi vidaa!!
Una de las personas mas importantes en mi vidaa..! Un Bombon =)
Identikit
NOMBRE COMPLETO: Javier Alejandro Mascherano
SOBRENOMBRE: "Jefecito", "Chefinho".
FECHA DE NACIMIENTO: 8 de Junio del 1984
LUGAR DE NACIMIENTO: San Lorenzo, Santa Fe, Argentina
SIGNO ZODIACAL: Géminis
ESTATURA: 1.78 Mt.
PESO: 70 Kg.
EQUIPO: Corinthians F.C
POSICIÓN EN LA CANCHA: Volante Central
NÚMERO DE CAMISETA: 5 (en la Selección) y 3 (en el Corinthians)
HOBBYS: Leer, navegar por Internet, ver películas en DVD
COMIDA FAVORITA: Milanesas con papas fritas
MÚSICA FAVORITA: Joaquín Sabina, Silvio Rodríguez, Los Piojos Biografía escrita por su padre, Oscar...
"Y pensar que cuando era chico, nunca fue de ésos que andan todo el santo día con la camiseta de la Selección Argentina puesta...
Javier empezó a jugar al fútbol en Alianza, un club de la Liga de San Lorenzo, acá en Santa Fe. Y era delantero. Igual que yo, que jugaba de nueve en la Reserva del Newell's campeón del Metro del 74, y después pasé por Argentino de Rosario. La cuestión es que después Javier se fue a Barrio Vila, en el 95, y lo dirigí tres años: en ese entonces los padres hacían su aporte en los clubes. Como delantero, Javi era velocidad, potencia y buen remate. Pero a mí me parecía que debía jugar de cinco, por su justeza, porque levantaba la cabeza y ponía la pelota donde quería... Ahora descubren este aspecto de su juego, pero desde los 10 años que entrega la pelota así, con una precisión infernal. La cuestión es que de entrada no tuve su aprobación total, pero ahora todo ya se convirtió en una simple anécdota.
El tercer año en Barrio Vila lo hizo en juveniles, ya en cancha de 11. Recuerdo que me dijo: "Quiero algo más, llegar a ser alguien, lograr algo. Me quiero ir a Buenos Aires, adonde tenga la posibilidad de ser jugador de fútbol". Era su ilusión, lo dijo como cualquier chico que sueña con ser futbolista. Y ni siquiera sabía en qué categoría: en la C, en la D, en Primera... No le importaba. Se había fijado esa meta y no había nada que se lo sacara de la cabeza. Bueno, se fue a Renato Cesarini. No quiso intentar probarse ni en Newell's ni en Central porque había demasiados jugadores y desconfiábamos. La cuestión es que estuvo entrenándose en Renato, vio cómo se manejaba la preparación física, lo técnico, le gustó el ambiente y me anunció: "Me quedo". En ese momento le aclaré que Cesarini jugaba los torneos de la liga rosarina, y no los de la AFA. "No importa, porque si juego bien acá, alguien me va a ver", me contestó. Eso, a los 13 años, es tener en mente un proyecto, es tener convicción. Como cualquiera que dice que quiere estudiar medicina y que se mata para recibirse. Es así, un profesional. Me acuerdo de que cuando fuimos, el Indio Solari me llevó a un costado y me dijo convencido: "Este va a ser el cinco de la Selección". Yo me largué a reír...
Su relación con la Selección se dio como él imaginaba. Un día llegó HugoTocalli para observar a varios chicos y se ve que Javier le gustó, porque lo convocó enseguida al Sub 15. Y eso que recién arrancaba en Renato Cesarini. Entonces, al año siguiente apareció River y se lo quiso llevar, pero tuvo que esperar hasta el otro, y entonces sí Javier decidió que era lo mejor para continuar con una mejor formación. Entró en Séptima, y salieron campeones contra Independiente, en cancha de Vélez, me acuerdo como si fuera ayer. Después otra vez lo convocaron a la Selección, esta vez al Sub 17 para el Sudamericano en Perú, en el 2001. Fueron subcampeones y Javier volvió a River, a la Sexta, pero estuvo cuatro o cinco partidos nada más porque ahí nomás lo llamaron para el Mundial de Trinidad y Tobago. Y al regresar, directamente lo pusieron a jugar en Reserva.
Al principio lo tomó como una aventura, pero fue concretando sus sueños de a poco. Y a nosotros, la verdad, nos cuesta caer. Verlo con la camiseta argentina en todos los juveniles, el Sub 17, el Sub 20, el Sub 21, el Preolímpico Sub 23 y ahora en la Mayor con tanta continuidad, sin saltearse ninguna categoría... A veces me sorprendo porque es algo que me cuesta explicar. Porque la sensación es como si estuviera usando una camiseta de un club, algo familiar. Y que ahora, a los 20 años, tenga la chance de jugar nada menos que en los Juegos Olímpicos después de ser titular en la Copa América... Cuesta asimilarlo. Pero lo lleva en la sangre, no hay otra interpretación. Y a eso hay que sumarle haber debutado en River, jugar la Copa Libertadores. Estoy seguro de que el destino tiene un porcentaje alto en todo esto, pero siempre que le agregues capacidad, temperamento, personalidad, entrega y sacrificio. Porque muchos lo sueñan, pero a pocos se les termina dando. ¡Si Javier debutó antes en la Selección Mayor que en su club! No sé cuántos casos así se habrán dado en el mundo. Tres, cuatro, no más. Y esta situación no es algo que sólo debe estar descolocándome a mí.
La sensación es estar viviendo el sueño que él siempre soñó. No pensé que estaría donde está ahora, porque hay un montón de jugadores con un currículum bastante más grande, y asombra que un técnico se la juegue con un pibe que tiene pocos partidos en Primera. Javier sabe muy bien que eso debe retribuirlo con creces, demostrar que estaba a la altura. Y ahora, la medalla de oro sería como el éxtasis para todo futbolista. Yo soy un tipo muy futbolero, hincha del fútbol bien jugado. Miro los partidos y saco mis conclusiones. No subo el volumen si lo alaban ni lo bajo si lo matan. Sé cuándo juega bien, mal o regular. Incluso, después de los todos partidos siempre llama a casa para saludarnos y me pide una opinión, aunque Javier la tiene clara y se da cuenta cómo anduvo. Eso sí: siempre le pregunto si dejó todo en la cancha.
Me llena de orgullo que hablen bien, aunque yo siempre le voy a ver un defecto, siempre, nunca va a ser perfecto. Es algo con lo que siempre lo toco como para que no crea que hizo todo bien. Pero afortunadamente, por su forma de ser, nunca piensa que fue el mejor ni que hizo el partido de su vida. Siempre dice que hay que dar más, desde chico, desde que juega al fútbol. De nueve, sí. Pero a esta altura, me parece que está más que claro que no fui su descubridor por haberle cambiado el puesto cuando era pibe. En realidad, Javier se descubrió solo".



Javier Alejandro Mascherano nació en el año 1984 en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, Argentina.
Mascherano es un reconocido jugador fútbol. Su posición es medio campista y se lo conoce como “El Pulpo” porque en la cancha pareciera tener más de 8 piernas. Se hizo famoso en River Plate aunque ahora juega en Italia y tiene segunda nacionalidad allí.
Desde pequeño, Mascherano fue instruído por su padre en el amor hacia el fútbol. No había tarde que no jugara un rato contra la pared de su casa cuando volvía de la escuela, recuerda con cariño cuando lo entrevistan.
Luego de mudarse a Buenos Aires durante su niñez, comenzó a jugar al fútbol en las divisiones inferiores de River Plate.
El 3 de Agosto del 2003 Mascherano debutó en la primera división del fútbol argentino en esta misma institución.
En esta etapa de su carrera, se plantó como uno de los mejores medio campistas del amplio territorio argentino.
Su capacidad de marca y su constancia al intentar quitarle el balón a sus rivales, le valieron más de una vez la cinta de capitán tanto en River como en la Selección Nacional.
Junto a compañeros como Cavenaghi, Lux, Dalessandro y “Lucho” González consiguió dos títulos para River: el Clausura 2003 y el 2004.
A su vez, en el 2003 también fue llamado para formar parte de la alineación titular de la Selección Nacional de Fútbol de Argentina.
Allí demostró su gran capacidad como capitán y compartió el campo con Crespo, Batistuta, Ayala, Sorín, Coloccini, Verón, Saviola, Aimar y entabló una fuerte amistad con Carlos Tévez.
Junto a la misma selección, consiguió la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y el subcampeonato en la Copa de las Confederaciones Alemania 2005.
En el 2005 fue uno de los jugadores más cotizados de la agrupación Riverplatense, por lo que fue vendido al Corinthians de Brasil.
Allí consiguió el campeonato local junto a su amigo Carlos Tévez y ambos fueron vendidos posteriormente al Westham United de Inglaterra.
Esta transacción se cerró el 30 de Agosto del 2006, con un pase de 35 millones de dólares para Mascherano.
También fue titular indiscutido durante la participación argentina en el certamen de la Copa Mundial de Fútbol Alemania 2006.
El 24 de Febrero del 2007 el Liverpool de Inglaterra finalmente pudo concretar el pase de Mascherano, puesto que la FIFA no le permitía el mismo por temas legales.

Premios OBTENIDOS POR Javier Mascherano2005 Campeonato Brasilero Serie AJunto al equipo Corinthians 2004 Torneo ClausuraJunto al equipo River Plate 2004 Medalla de OroEn las Olimpíadas de Atenas 2003 Torneo ClausuraJunto al equipo River Plate

No hay comentarios:

Publicar un comentario